Tecnología de china

En estás últimas dos décadas, China ha logrado un rápido progreso tecnológico, gracias en gran parte a su inversión masiva en investigación y desarrollo, que sumó alrededor del 2,2% de su PIB el año pasado. Las políticas e incentivos financieros para las compañías que entren en el sector de la inteligencia artificial son sustanciosos. Suficiente como para avalar la innovación, precisión y rapidez.



En Occidente, muchos economistas y observadores en la actualidad retratan a China como un audaz competidor de la tecnológica global. Creen que la capacidad del Estado chino está permitiendo que el país, a través de políticas industriales de arriba hacia abajo, se mantenga virtualmente a la par con Europa y Estados Unidos.


El progreso de China en estos últimos tiempos como uno de los casos más importantes de desarrollo de la humanidad. Según el Banco Mundial, desde el año 1978 el programa de reformas económicas de Deng Xiaoping, el Producto Interior Bruto de China (PIB) ha pasado de unos 150.000 millones de dólares a 12,24 billones en el año 2017. En el año 1980, la economía china representaba alrededor del 2,19% del PIB mundial en paridad de poder adquisitivo.


Uno de los asuntos centrales de esta historia de crecimiento económico ha sido la capacidad de China para desarrollar un sector industrial inicialmente rudimentario pero, luego, cada vez más sofisticado. Según las muestras cada vez mayores va a depender de los sectores más adelantados de la economía y unicamente de aquellos basados en un gran uso de la tecnología, el Gobierno chino actualmente se centra en el avance de las industrias. Este enfoque se ha concretado en la estrategia Made in China 2025.


De acuaerdo al informe del Instituto Mercator, “la estrategia se dirige prácticamente a todas las industrias de alta tecnología, como automóvil, aviación, maquinaria, robótica, equipos ferroviarios y marítimos de alta tecnología, vehículos de ahorro energético, instrumental médico y tecnologías de la información, entre otras”. La capacidad de China para mantener su vía de desarrollo económico dependerá, desde luego, de su capacidad de avanzar hacia la frontera de la economía del conocimiento y aprovechar la ventaja competitiva de sus innovaciones tecnológicas.










Aviso de Privacidad | Política de Cookies | Términos y condiciones

Derechos Reservados PSeInt.site